Filba Nacional: un festival de literatura para llegar a El Paraíso

Cultura 07 de marzo de 2018 Por
07/13/18 Después de tantos porrazos, de andar "barranca abajo", Ana Mujica confesó esta semana en público su nueva creencia en un "factor mágico".
2643128h688

Después de tantos porrazos, de andar "barranca abajo", Ana Mujica confesó esta semana en público su nueva creencia en un "factor mágico". Se la oía confiada en que por este cauce ahora sí la mítica casa de su padre, Manuel Mujica Láinez, en Cruz Chica, tendrá el lugar que merece. Estaba sentada del lado de los invitados en el salón de la vivienda de otra gran escritora argentina: Victoria Ocampo. La casa de la calle Rufino Elizalde, que pertenece desde hace quince años al Fondo Nacional de las Artes (FNA), fue el escenario -nada casual- de la presentación del próximo Filba Nacional: la versión del festival internacional de literatura que cada año llega a una provincia diferente del país, se integra a la oferta de la zona y ensambla una programación atractiva. Y como su próxima estación, del 5 al 8 de abril, será en La Cumbre, Córdoba, aquí empieza a hilvanarse toda esta historia.

Cada uno a su turno, Carolina Biquard, titular del FNA; Pablo Braun, presidente de la Fundación Filba; Gabriela Adamo y su equipo en la dirección del festival; y Teresa Anchorena, de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos contaron la tarea en colaboración que están realizando para que, a tiempo con la realización del Festival, La Cumbre sea declarada poblado histórico y, en consecuencia, uno de sus principales atractivos, El Paraíso de Manucho, pueda recibir el reconocimiento y los fondos que precisa para mantenerse abierta a la comunidad. Este año, por ejemplo, la Comisión de Monumentos tiene un presupuesto de 30 millones de pesos para destinar a estos lugares del país que destacan por su relevancia cultural, contó Anchorena a LA NACION. Pero, además, la declaración (que con el previo aval del ministro de Cultura se hace por decreto presidencial) permitirá atraer más aportes y posicionar este rincón de la región de Punilla como lo que en realidad es: tierra de artistas.